JORNADA PRE CONGRESO

Analistas atravesados por lo inédito ¿Nuevas brújulas?
Viernes 23 y sábado 24 de Octubre de 2020

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”
Marcel Proust

Analistas haciendo camino al andar. Analistas enfrentados a lo inédito. Analistas construyendo mapas que permitan transitar territorios novedosos.
Analistas en movimiento. Construyendo, cartografiando, recorriendo territorios inexplorados, guiándonos con nuevas brújulas que permiten adentrarnos en viajes inéditos.
Analistas construyendo teoría, explorando la clínica, inmersos en la realidad social que nos atraviesa.
Analistas creando nuevas coordenadas con nuestras teorías, con nuestras ponencias y nuestros casos, con cada trazo escrito o palabra dicha.
Analistas interpelados frente a la emergencia de lo novedoso que moviliza, conflictúa, que nos lleva a realizar una lectura crítica y reflexiva sobre los lugares cristalizados del pensamiento centralizado y aplanado de lo estanco.
Nos preguntamos acerca del sufrimiento psíquico. Analistas frente al sufrimiento propio y al de nuestros pacientes. Analistas frente a la realidad con potencial traumático.
¿Qué hacemos con nuestro propio sufrimiento psíquico? Cómo pensarnos vulnerables frente a lo inédito que pone en evidencia nuestra castración como sujetos deseantes.
Las cartografías internas que se van formando en las conceptualizaciones teóricas de los analistas a partir de las cuales escuchan a sus pacientes, han de estar en permanente desarrollo y transformación.
Esto implica entonces, considerar las características de nuestro tiempo en toda su complejidad, camino que implicará necesariamente la creación de nuevas cartografías para el pensamiento. En este tránsito, asumir la contemporaneidad resulta -como bien lo plantea Agamben- una “relación singular con el propio tiempo, que se adhiere a él pero a la vez toma distancia de éste” (Giorgio Agamben 2006)
En el apartado III del malestar en la cultura, Freud expresa: “Desde tres lados amenaza el sufrimiento: desde el propio cuerpo que, destinado a la ruina y la disolución, no puede prescindir del dolor y la angustia como señales de alarma; desde el mundo exterior, que puede abatir sus furias sobre nosotros con fuerzas hiperpotentes, despiadadas, destructoras. Por fin, desde los vínculos con otros seres humanos […] señalamos las tres fuentes de que proviene nuestro penar: la hiperpotencia de la naturaleza, la fragilidad de nuestro cuerpo y la insuficiencia de las normas que regulan los vínculos recíprocos entre los hombres, en la familia, el estado, la sociedad”. (Freud, 1930)
Las dos primeras causas las comprende sin dudar y su efecto le resulta obvio, pero en relación a la fuente social del sufrimiento Freud afirma que “también tras esto podría esconderse un bloque de la naturaleza invencible; esta vez, de nuestra propia complexión psíquica”.
Los avatares de la época insisten en la totalidad del Campo Clínico, en la trama social intersubjetiva, así como en el mundo de las producciones psicoanalíticas. Nuevas formas de sufrimiento surgen de las transformaciones sociales.
¿Cómo se ubican las teorías a la hora de escuchar y analizar tanto las problemáticas que llegan a nuestros consultorios como en el malestar social?
La propuesta de trabajo, a través de una plataforma virtual, incluye una mesa de presentación y tres mesas de intercambio con panelistas invitados, cada una de las cuales tendrá un eje de reflexión. Un eje clínico, un eje teórico y uno social en las cuales proponemos trabajar acerca de cómo nos impacta a los analistas las problemáticas inéditas en las que estamos inmersos.
“Al avanzar por el camino que nos llevaba hacia esta meta hemos visto, en forma a menudo inesperada, que algunos interrogantes que considerábamos resueltos volvían a plantearse en toda su oscuridad, que algunas referencias conceptuales a las que habíamos considerado irrefutables perdían su aparente claridad” (Piera Aulagnier: La violencia de la interpretación, p 18)